Abortos ganaderos = Perdida inminente

Dentro de cada sistema de producción, el evento más significativo sin duda alguna es el momento del parto, ya que desde allí se origina tanto la producción de carne como de leche sin importar el modelo productivo bajo el cual se ejerza la actividad ganadera.

Así pues, todos los sistemas dependen de este sublime evento productivo sin el cual la ganadería no podría tener un futuro rentable y sostenible.

Teniendo en cuenta esto, algunos sistemas tales como la lechería especializada, la cría y el doble propósito son los directamente afectados al no presentarse partos, ya que de ellos depende la producción de leche y la consecuente valorización del inventario representado en las respectivas crías.

Por otra parte, los sistemas especializados en la producción de carne tales como la ceba o engorde de animales, se ven igualmente afectados ya que la materia prima para su actividad son los machos y algunas hembras, las cuales provienen de los sistemas mencionados anteriormente pero que si no existiera la cantidad necearía de partos, la oferta de animales para engorde se vería seriamente afectada y por consiguiente no sería algo rentable debido a la variación positiva de precios.

En este contexto, el parto sin lugar a duda es la base de todo el negocio ganadero sin importar que se den o no dentro del mismo sistema. Sin embargo, en la actualidad son muchos los factores que interfieren en que se lleve a término la gestación, y más preocupante aun es que muchos ganaderos desconocen cuáles son los factores por los cuales se presentan las interrupciones de la gestación dentro de sus fincas.

Por tal motivo, los abortos corresponden a un factor de riesgo dentro de cada sistema, que pueden estar originados por múltiples agentes patógenos (bacterias, virus, parásitos), además de malas condiciones de manejo que generen estrés en los animales, como lo son una inadecuada oferta de alimento o de hidratación (situación recurrente en pisos térmicos que poseen prolongados periodos de sequía o invierno), o situaciones propias del trato y bienestar que los animales deberían tener (golpes, encierros prolongados, existencia de perros en las faenas de trabajo, entre otros).

La federación colombiana de ganaderos a través de sus centros de servicios ganaderos Tecnigan a lo largo del país, viene adelantando programas que permitan a los ganaderos conocer el verdadero estado sanitario de sus hatos, además de participar en jornadas de formación en los que estén involucrados tanto los propietarios y trabadores, en temas tales como manejo de hembras preparto, atención a las crías, manejo sanitario y bienestar animal. Con el fin de brindar herramientas a los empresarios del sector que les permitan mejorar substancialmente su productividad y de esta forma darles mejor dinámica sostenible a sus negocios.

POR: JAVIER F. RUIZ R.
PGPE ATLÁNTICO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *