El verdadero sentido de la extensión rural

La génesis de asistir directamente a los productores en el sector rural, partió de la necesidad de mejorar las condiciones en las cuales se desarrollaban actividades agropecuarias en pro de un objetivo común al que podríamos llamar competitividad.

Este sistema de asistencia ha evolucionado de manera conveniente para las dos partes en diferentes latitudes del mundo, permitiendo que se mejoren las competencias y lógicamente la calidad de vida de los productores a través de mejores ingresos e inclusión social.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo se ha creado una gran brecha entre tres actores de gran importancia en este proceso, la academia, los asistentes técnicos y los productores.

La academia ha desplegado todo su potencial de formación, investigación en todas las ramas de la productividad que tienen los productores agropecuarios del cual el sector ganadero es uno de los principales objetivos, pero desafortunadamente en su mayoría se encuentra centrada en las grandes urbes y poco tienen alcance sus programas de transferencia de conocimiento a los asistentes técnicos y particularmente a los productores primarios. Siendo inerte su gran esfuerzo de desarrollo.

Por otro lado se encuentran los asistentes técnicos, quienes desde su vocación y ejercicio profesional, continúan desarrollando técnicas que en muchos casos resultan obsoletas, debido a la escasa actualización en la que participan. Aún más allá, existen quienes poco se acercan directamente al común denominador de esta ecuación que son los productores y que desde sus cargos de gestión desarrollan programas, instrumentos y además participan en la génesis de políticas erróneas, que no obedecen a las verdaderas necesidades del campo.

Por ultimo están los productores primarios que aun después de tantos centenares de años aún continúan inmersos en sistemas de producción artesanales sin ningún tipo de sostenibilidad ni económica ni social y mucho menos ambiental. La otra cara de la moneda de quienes de interesan por mejorar técnicamente, resultan en iniciativas equivocas que rompen el equilibrio productivo y de sostenimiento.

Así pues, en la actualidad de muchos países y en específico del territorio nacional, se hacen necesarios programas que permitan a estos tres actores interactuar de manera sinérgica y dinámica en pro de un único objetivo común. Tal es el ejemplo de modelos como el de Ganadería Colombiana Sostenible que han desarrollado procesos de inclusión de actores los cuales permiten establecer dicho equilibrio en aras de la conservación del medioambiente y la productividad ganadera en cinco regiones de la geografía colombiana.

POR: JAVIER FELIPE RUIZ R.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *